Mi nombre es Begoña Álvarez

Begoña Alvarez de montriana comunicacion caballo humano conectando con los caballos reducir el estres

Hola, mi nombre es Begoña y soy la fundadora de Montriana, con lo cual estoy muy emocionada en este proyecto que he decidido crear para entregártelo a ti y a los caballos.

Me considero una apasionada de la vida y los caballos, además de que adoro la sabiduría de la naturaleza, y me gustaría poder compartir mis pasiones contigo a través de la Asociación Montriana Horses Expressions y a través de los programas personalizados que ofrezco a través de Montriana Comunicación Persona-Caballo.

Llevo más de 10 años entre caballos y he realizado diversas formaciones entorno al caballo y entorno a terapias de bienestar y autoconocimiento personal.

Uno de los enormes cambios que se dieron en mi vida en el mundo de los caballos fue cuando conocí y experimenté el Coaching con Caballos; mi relación y comunicación con ellos cambió radicalmente. No encuentro palabras para describir el cambio en mí, es un sentir inexplicable y en que lo difícil se convirtió en fácil y los desacuerdos en entendimiento.

Pero no solo eso, sino que la relación conmigo misma y el trabajo estresante en el mundo laboral empezó a equilibrarse y comencé a saborear una tranquilidad interior que me ha llevado, por fin, a tomar las decisiones importantes para mi vida propia y empezar a amar mi trabajo en cualquiera de las formar en que se me presente.

Cuido de los caballos buscando siempre ir hacia el camino de su naturalidad, dejarles ser y dejarles comunicarse. Mi objetivo es preocuparme del entrenamiento cuerpo-mente del caballo, del no sufrimiento ni sumisión, de divulgar y enseñar las especificaciones del caballo a nivel emocional, sensitivo, comunicativo y de liderazgo, de obtener recursos para que esto sea posible y de que cada vez más personas tengan la oportunidad de acercarse al mundo equino desde una mirada de total respeto, de igual a igual, de tener la oportunidad de hacer una pausa en sus caminos para permitir abrir su corazón y poder sentir, acariciar y abrazar al caballo.

En busca de la libertad y la felicidad, ¿acaso no buscas tu eso? … ¡los caballos también! Y nosotros queremos ponerlo a tu alcance, con pequeñas acciones, paso a paso.

Comparte